viernes, 18 de enero de 2008

Me encanta cuando hablan con Huston...


No importa qué. Por lo general continuaría un tristísimo Él, Peter Mcgrownic, capitán del equipo vencedor de football de este año, es el protitipo ideal para esta trascendente misión, será el primer hombre en Marte, una misión de la que todos los Norteamericanos nos sentimos orgullosos... Luego llama el presidente. Eso fue asombroso, capitán. Nos ha demostrado que en ocaciones adversas América se une y puede más allá de la política. Puede. Nos ha demostrado que América...puede escalar a las estrellas. Thank you mr. president. Aquí Huston, todo en orden reciban las coordendas... ¿Escucharon? ¡Nos vamos a casa, amigos!... Luego es triste, te das cuenta que estás viendo Especies II en red global, y lo que sigue es una suerte de escupitajo negro que se come a los buenos y patrióticos astronautas, y cosas así. No tengo nada contra Red Global, en absoluto. Pasan unas novelas buenísimas. Sólo Rede Global. ¿Comprende?, fuchibol... Creo que es de lo mejor que tiene la televisión latinoamericana. ¿Quién hace novelas como los brasileros? ¿Más exactamente, como los de la rede aquella? Se dedican a ello, aman profundamente lo que hacen. Y lo hacen seriamente. A las fieras anticulebroneras, estoy de acuerdo en todo con ustedes. Pero hay algunas pocas cosas buenas en todo, incluso en el mundo de las novelas. Pero ése es otro post.

Estaba en la Red aquella -en su versión chichísima y justo por eso mucho más entrañable- no por estar viendo alguna novela. Ha terminado una extraordinaria que me enganché a ver cuando llegué aquí, a Huachipaland. Alma Gemela. Qué drama. Qué actores. Qué ambientación. Nos reíamos con mi viejo porque ponían música de fondo a Sinatra en una época que sería más o menos ochenta años anteriores a que él pusiera su primer pañal en ésta tierra, pero qúe más da, la verdad es que quedaba bien. Los edificios son de cartón pero en Hollywood también y nadie jode.

Abro el messenger, tentadísima porque no debería, ya que termina una - como yo- en horas de ciberhueveo que en nada materializa mi energía. Y me encuentro con la kamarada Nole, felíz y entusiasmadísima de oírleerme, y yo también rebozo y le cuento Nole, estoy escribiendo un post que se llama Me encanta cuando hablan con Huston...desde el espacio, manyas...aló Huston y me imagino inmediatamente flotando en el silencio de la noche constante, rodeada de estrellas, mirando el planeta pequeño flotar delante mío, como una promesa imposible, como una lágrima de despedida, suspendida en el tiempo, cargada de tanto y con tan poco tiempo, tan poco ego, tan poca trascendencia, hay tantas como ella. Tantas. Ella lo sabe y no sufre por eso. Sufre por la comezón que le generamos. Somos un hongo jodido que explota, perfora, incide. Aló Huston, manyas, Nole...Me doy cuenta entonces, que me encuentro sola en el ciberespacio, perdida en el silencio de mi amiga que me quiere, me ama, pero naturalmente, como toda chica moderna se queda pegada en sus otras tantas ciberconversaciones...Aló Huston...floto en espirales en el negro y aterciopelado silencio de las estrellas...un bip lejano como en Bladerunner...humedad y frío en enero... la culpa de todo la tiene mi madre, pienso. Continúo.

Ahora mi papá ha llegado a casa. El tiene cable, pero es un hombre práctico. La cosa va así: Walker Ranger Texas, seguido por la novela de Rede Globo de turno y, casi inevitablemente, la película que muy amorosamente Red Global selecciona para nosotros. Generalmente, un oprobio fílmico, un bodrio. Salvo en fiestas, que nadie ve la tele. No sé porqué ahí sí pasan unos peliculones. Sólo hay cambios en el programa si la peli en cuestión es un dramón. Nada de dramones post cena. De eso ya tuvimos bastante.

Y hoy tocaron extraterrestres. De los malísimos. Baratísimos además. Made in china con actores arios. La compu está en la sala. Ajá. Mientras papá ve aliens yo les comparto esto. Pero se pone difícil de sostener cuando la chica en cuestión se mete un polvo escandaloso con el capitán de la nave que acaba de volver de Marte, que además era capitán de football, y ella,- la imagino, no he querido voltear a verla- húmeda por donde la veas, gime, grita y se retuerce porque claro, el astronauta ha regresado de Marte y no es más el mismo, tiene un alien dentro. Se exande una epidemia sexual y todas las naves y el cuerpo militar queda en cuarentena sexual... Alucina la paja de estos gringos. Esas cosas sólo sabe hacerlas H.R.Giger .

Es demasiado fuerte el estímulo de los gemidos de la fulana en su sesión con el alien. Me aburre que roben mi atención tan descaradamentre. Salgo a fumarme un cigarro. Claro, en Huachipaland normalmente se ven las estrellas. Yo siempre quise ser astronauta. Supongo que de alguna manera, lo logré.


Perú es especial. Pero siempre he creído que es especial con quien sabe mirarlo. Es por eso que es mágico. No se muestra al ojo común. Miras al cielo y sientes el movimiento espiral del cosmos, recuerdas el cielo de los Nazca, de los Paracas, de los Pisco. Hola Huston. Un hombre alado extraña la tierra. Cuando me contaron en el colegio que todo lo que se emitía por radio, tele o teléfono flotaba en la atmósfera rodeando la tierra no pude evita imaginar a la tierra rodando, como un macrogigante polvoriento del que las pulgas escapan y vuelven por ley gravitacional.

Recuerdo ahora, que yo había entrado a la compu para ver mi correo y nada más, porque tengo que hacer mi agenda.

Pero es que es tan lindo el mundo.

Digo el cielo, las estrellas.

Hola Huston.

Flotar.

2 comentarios:

regina reinadecapitada dijo...

quiero un porro, tía


quiero recuperar el derecho de huevear sin culpas. ahora que soy miembro de la PEA y marco tarjeta como cualquier operario de fábrica de clavos, he perdido la cualidad de huevear sin culpas. no puedo jugar ni media hora de vice city sin sentirme mal.

houston, tenemos problemas.

lo único bueno de las pelas baratas de hollywood es que son tan predecibles (siempre hay una chica de buenas tetas que tira con uno de los protagonistas, siempre hay una bestia alienígena) que uno puede usarlas para vencer el insomnio sin preocuparse en saber cómo terminan.

cesar dijo...

Ground control to major Tom...
Me has hecho pensar en el Space Oddity de David Bowie, tan lejano y triste. Creo que se me juntaron varios de tus posts en la cabeza...