sábado, 2 de mayo de 2009

Got a Nana?

Bienvenidos al mundo de las Nanas. Las Nanas son un gran dolor de cabeza para mì. No sabrìa decir si no he tenido suerte con las nanas que tuve hasta ahora o si son ellas las que no han tenido suerte conmigo.
La primera nana se llamaba C. y me caìa bien. Era silenciosa y andina, joven. Nos llevàbamos bien. Con el que no se llevaba muy bien era con mi novio (que es màs exigente que yo, lo que es un cuadro superlativo). El problema entonces fue que ella no estaba contenta con su vida, y yo menos. Todo iba bien hasta que vinimos a Huachipa. Aquì yo le pedìa las mismas cosas que le pedìa en casa, pero acà trabaja un montòn de gente. Y misteriosamente mi dulce ama campoyana se convirtiò en uns señorita lisa, llena de bufidos. No duramos mucho asì. Un dìa me dijo que necesitaba vacaciones y yo no supe de què àrbol agarrarme para no morir de risa amarga. ¿Vacaciones? ¿A los ocho meses de trabajo? ¿Y a mì quièn me da vacaciones? No lo podìa creer. Pero estaba claro que esa era su manera de decirme que se iba. Y asì, se fue.
La segunda nana la tomè de una excelente agencia de empleos. Pero no querìa ser nana. Querìa estudiar corte y confecciòn. Tenìa 18 años, y todo el derecho a soñar. De pronto le pedìa que limpiara la casa, por favor, que està toda sucia, y se echaba a llorar. Comencè a sentirme como si fuera la bruja mala del cuento y eso comenzò a serme sùmamente incòmodo. ¿Por què tengo que sentirme asì? ¿Con tanta gente que quiere trabajar?
No durò mucho con nosotros y se fuè impecablemente, con su besito y todo, y nos trajo a una amiga de su prima, por que ellas eran de Huaral. La amiga de la prima se llamaba A.
A. de un nombre horrible. Le preguntè si le gustaba su nombre y me dijo que no , que lo odiaba. Ah, ¿no te gusta?. No, me lo puso mi papà para fregarme. Ah, ya... Si, por que cuando era màs joven, habìa tenido una novia que se llamaba asì , y por eso me puso ese nombre. Lo odio. Ajà. Lo primero que hicimos fue preguntarle si querìa que la llamàramos de otro modo y nos dijo A., como cierta actriz de telenovelas. Ok. A. De allì en adelante fue A.- como el personaje de las novelas. Era una chica un poco rara. Su contextura fìsica era clàsica de las mujeres que han sufrido algùn tipo de agresiòn sexual. Encorvada. Pecho hundido. Cola adentro. Pero hay tantas mujeres con esa contextura en el Perù. Un dìa, unos meses despuès de comenzar a trabajar con nosotros, mi novio le preguntò que de dònde sabìa hablar tan bien kechwa. Y allì comenzamos. Era de Ayacucho. Su familia vino huyendo. En su delante habìan matado a sus tìos y primos. Vinieron huyendo. De los militares. De los terrucos. De todos, como siempre. Y viene mi novio con los ojos abiertos y me dice Guau K. , dile a A. que te cuente su historia , es alucinante, es una sobreviviente. Y entonces le pregunto en el auto, camino a Huacondo. Y el camino es tan largo. Y asì ella me cuenta que su novio la acaba de dejar por otra màs joven (16). Y que ya tenìa un hijo con ella. Y que se sentìa vieja (21). (Pobre, la entiendo) Y que nunca habìa querido tener relaciones con èl. Porque le daba miedo amar y que la dejaran. Porque su padrastro habìa abusado de ella desde los seis. Y un tìo desde los nueve.
Silencio. Necesitamos terapia urgente. Esta dama cuida a mi hija. Se ve tranquila. No me gusta su sonrisa. Me perturba algo de ella. Serà mi propio miedo. No podemos cerrarle la puerta a alguien que ha sufrido tanto. Se queda.
Pasan los meses. Llora. Se vuelve sombrìa. Lunes negros. Por què estàs asì. Ayer lo vì, con la otra. Sombrìa. Ya nos vamos a mudar, le digo. A otro distrito, donde puedas conocer a alguien mejor. La plata no llega nunca. Ni la ocasiòn còsmica de mudarse. Los dìas pasan para A. Sombrìa. De todo te enojas. De todo lloras. Para tì soy otra vez la bruja. Dios mìo, tal vez soy yo. Sombrìas. Pasan los meses. Se va.
Le hago una carta de recomendaciòn y se va. Me llaman con frecuencia para preguntarme por ella. A veces me siento mal de no avisar. Me sentirìa tambièn pèsima de avisar. La angustiante historia de A.
A. se fue. Y yo volvì a la agencia. Me presentaron a una dama que sabìa hacer de todo, que habìa trabajado en familias de alcurnia y abolengo y que sin embargo estaba dispuesta a trabajar por lo que yo le pensaba pagar. Debì sospechar. Hablamos. Me miraba con la frente alta y la ceja arqueada. Me parece que un par de veces de arriba a abajo. En un cierto punto de la conversaciòn me pregunta, ¿Y mi uniforme? Y yo le digo, No se preocupe, en mi casa no se usa uniforme. ¡Ah, no!. ¿Sabe quê? Sin uniforme yo no trabajo, me dice, y se va para adentro. Ok. Mejor antes que luego.
Y asì llego a M. (se va el lunes). M. me pareciò amena, sonriente. Es madre de cuatro chicos hombres asì que perfecto, ideal. Al inicio era hacendosa. Lava muy bien. Poco a poco comenzò a pasar cada vez màs tiempo en la lavanderìa. Y mi hijita, que es un sol, a ponerse cada vez màs impositiva y gritona. Todo el mundo me decìa que la nana no era buena y me fui dando cuenta. Cuando encontraba a la bebe con kk de una hora, Ay pues, señora, es que la niña no se deja cambiar, llora. Cuando encuentro a mi hija caminando sola por allì, Ay sì pues, señora, es que la llamo y no viene. Llora. Cuando la encuentro jugando con el encendedor, Si, pues, no deja que se lo quiten, llora. Y entonces no sòlo es el inmenso peligro. Sino que la bebe ahora pide cualquier cosa llorando. Supra may. Surfea en la nana. Hace lo que le da la gana con ella. Puenting. Lo que sea. No te pases.
*
Asì que mi bebe tiene casi tres años y cuatro nanas.
*
Yo les pido que me enseñen, que me hablen. Yo nunca he tenido este tipo de relaciòn con nadie. Tampoco me gusta mucho eso de un extraño en todos tus momentos kodak. Por eso pido que me hablen, para mejorar. No ha funcionado hasta ahora.
*
*
*
Espero aprender pronto.

23 comentarios:

Caro dijo...

Yo tuve varias, pero sólo dos me llegaron al corazón. A las dos las quería, pero a una la adoraba. Era como mi mami2. Se llamaba Justina. Me leía cuentos, me abrazaba y me hacía sentir la niña más linda del mundo :) Cuando la encuentro de nuevo la abrazo fuerte y las lágrimas corren por nuestras mejillas. La extraño. Ahora tiene su propia familia y su negocio. La recuerdo con cariño.

K. dijo...

Hola Caro!
No, nanas propias yo tengo tambièn unas cuantas que eran amadìsimas. Es asunto es cuando una es grande y tienes que decirle a la nana còmo hacer las cosas para tu hija... Creo de todas formas que nuestra nana darling todavìa no ha llegado.
Abrazos,
K.

K. dijo...

Mi nana amada se llamaba Otilia. Me entregaba las cartas de amor que mi mamà escondìa de mì. Amadìsima.
Ella me enseñò que comer de la olla quita la pena. Nana de post.
K.

Terapeuta Indigo dijo...

:D

Rafael dijo...

Yo vivi un tiempo en la casa de madrina cuando era niño y su nana, ayachuchana, me enseño muchas palabras en quechua.
Muy buenos recuerdos.

Aioria90 dijo...

Que suerte la tuya con las niñeras, te compadezco. Que te valla bien. Saludos, Aioria.

Anónimo dijo...

Oye, Caro, mi nana también se llamaba Justina, no serás mi hermana perdida?

Anónimo dijo...

La chamba de niñera (a propósito, por qué cuernos no existen los niñeros?) es una de las más difíciles del mundo. Y a eso súmale que no eres una bestia como madre, y por lo tanto la cuestión no es que te llegue al huevo precisamente. A lo que voy es que tu situación es jodida y normal. Con mi hijo mayor pasé como por 27. Que le hablaban como a retrasado mental, que lo puteaban por pajearse, que le embutían hasta la ultima cucharada del plato aunque ya no tuviera hambre, que se portaban ante el bebe como si fueran sus sirvientas, o peor, que le hablaban de jesusito y le enseñaban a persignarse o pastruladas así que sólo le generaban miedos…un día la madre de mi hijo y yo entendimos que, lamentablemente, las nanas en cuestión vienen de un medio que hace que ellas necesiten sus propios nanos, que somos nosotros. Aquellas que estén dispuestas a aprender a ser nanas, por que esa huevada en las agencias no la enseñan, o la enseñan mas o menos al revés de como debe ser, que sean maleables en cuanto a su oficio, y acepten la ideología de la casa hacia la crianza del niño, asumiendo esta chamba un poco como de aprendizaje, y que mal no les va a hacer precisamente, por que una buena nana vale oro, lo que pasa es que no es fácil de aceptar por múltiples y obvias (para nosotros) razones, lo llegarán a ser de forma muy eficiente, aunque claro, felizmente llegarán a irse algún día en pos de un trabajo mejor o estudios o lo que sea…pero con paciencia y a veces al cabo de mucho tiempo se llega a encontrar. Al cabo de unos años logré prescindir de nanas haciendo que el día tenga 36 horas y aprendiendo del don de la ubicuidad (además es de no creerse pero los bebes llegan a crecer), pero ese ya es otro tema. Ahora, muchos años después, tengo una nueva bebe, y ando en las mismas que al comienzo, probando y probando. Si quieres nos dateamos jaa…

pablo dijo...

Qué buena esa expresión "Supra may", cuando tu hija surfeaba en la cuarta nana. Ya me puse entre tus seguidores, pero a mi blog nunca le he puesto foto, creo q le voy a poner la de Alberto Gallardo, el jugador de Sporting Cristal. Qué lindo lo q te enseñó tu nana Otilia, q comer de la olla quita la pena. Tu rendido admirador, que viene del colmo del desierto, del desierto en el desierto, y te lee con cariño.

Regina LC dijo...

yo nunca he tenido nanas, en mi sector no se usa (digo sector para referirme a una de esas zonas socioeconómicas que les encantan a los sociológos hueveros). a mí me criaron mi abuela y mi madre.

no sé si usaría una nana. o una empleada en general me da cositas meter a un extraño a la casa y que conviva con mis miedos.

qué triste lo de la nana abusada. es la historia de siempre. ¿cuándo mierda se va a acabar? el ejército, sendero, el padre, el padrastro y el tío. parece que estas chicas vinieron al mundo con la lotería de la desgracia ¿no?

pasando a otro punto. recuerdo un capítulo de desperate housewives en que lynette busca nana desesperadamente y, cuando encuentra una que es recontra trome, hace hasta lo imposible por robársela de su antigua patrona, tanto que hasta parece que la está gileando. un chiste.

saluditos y abrazos.

Lemon Guy dijo...

Oh, recuerdo la primera nada d mis sobrinos una señora mayor experta en partos multiples ... experta en serio como ella ninguna, se fue x q solo trabaja con niños hasta el año! joder la extrañamos era una maestra las demas la tiene facil ... las necesitas para q juegue con las wawas y cargue los juguetes en fin ... ya van 4 y tambien tienen 3 años ...

Terapeuta Indigo dijo...

hoy la buscamos y no la encontramos...kontinua la busqueda :P

te amo kariño :D , las amo

Anónimo dijo...

La respuesta es simple: quédate en casa y cuida a tu hija.
Angélica

Anónimo dijo...

angélica, por qué no le tiras un balde de agua a tu computadora prendida y metes los dedos al enchufe simultáneamente? Tiene que trabajar pues mamerta...

K. dijo...

Jajajajjzz
Lo siento Angelik,
gracias anònimo (a?).
Es que no es tan sencillo, ves? No debes tener hijos, sino sabrìas que lo que màs te gustarìa es estar todo el dìa con ellos.
Lo que me sucede a mì le pasa tambièn a las cajeras de metro, a las cobradoras, a las nanas con hijos y probablemente a la primera dama.
En verdad, angelik, bastante se destetaron las feministas para que las anules de esa manera.
Un abrazo a toos,
K.

Anónimo dijo...

Extra! extra!
Extraño kujudopolitano reta a cualquier otro kojudopolitano a enfrentarse en el sorprendente torneo de Pacman a llevarse a cabo en la Imponente Arena de Kojudópolis. Se dice que el ganador recibiría un beso de la señora alcandeza, aunque ella no halla confirmado nada todavía.
Tampoco aún no fue revelado como será la modalidad del torneo.
¿Las estará pensando este extraño kojudopolitano o le estará dando con ello una cuota de suspenso?
Ampliaremos en cuanto surgan novedades!
Informó: El heraldo kojudo

Anónimo dijo...

qué tipo de beso?

Terapeuta Indigo dijo...

feliz dia mi amor

K. dijo...

Aajajjaj...
Apoyo absolutamente el torneo..
Pasemos presupuesto para tan importante evento...dèjenme ver q se ofrece...
Abrazos y lo del beso està por negociarse..ajaj
K.

Anónimo dijo...

extra extra!
El extraño kojudopolitano mantuvo comunicación secreta con este medio con el fin de pedirle a la acaldeza que divulge el torneo en un comunicado a la ciudad si es posible. También invita a la señora alcaldeza a animarse a entregar un beso diciendo: "Es un muy buen premio, y un beso no se le niega a nadie".
También se deja claro en la misma que las reglas las pondrá el anfitrión, pero no se estará cerrado a escuchar consejos de los retadores.
"Estoy seguro que en este torneo correra sangre" finaliza la carta de este extraño ciudadano, lo que produjo que se alarmara el escuadrón de`paz kojudopolitano y entrara en acción, al tiempo en que se le pidiera apoyo a los MAPLETS fuerza especial.
En próximas ediciones se publicará el resultado de la entrevista con su jefe, la rana René y este medio.
Seguiremos informando!
Informó: El Heraldo Kojudo

K. dijo...

Extraordinario, Herlado Kojudo.
Muchas gracias por su ardua labor.
Abrazos enormes, anònimos y kojudìsimos, K.

zeta dijo...

El tema de las nanas, en general de cualquier persona que entra a tallar en esas cosas íntimas de cada uno, es el horror, sin duda, es el lugar de convergencia de varias corrientes sociales y mentales, etc., etc. Recuerdo que de pequeño mi mamá me dejaba con una a la que nunca supe qué le pasó; ella me daba de comer lo que quería (y creo que hacer lo que me diera la gana), algo que, supongo, influye en que tenga unos escrúpulos bien marcados y de peso con la comida, no algo para bien... Bueno, otra se robó un televisor, unas 10 se fueron por rencillas con mi abuela, unas se fueron por sus novios o por sueños más productivos, unas (creo, tal vez es una invención de mi mente) fueron acusadas de romances con mi padre, unas fueron despedidas por su desempeño, etc. La cosa es de este modo: la gran mayoría de nanas o de empleadas, especialmente las primeras, no están capacitadas para esa labor, sólo trabajan por lo mismo que la normalidad de la gente: por dinero... Es un mercado bastante informal, y no sé si hay formalidad en este tema, seguro que aí, pero un par de cosas: no debe resultar barato y debe requerir inversión por parte de la trabajadora, además ésta debe contar con un extraño placer, por lo menos dedicación, al cuidado de los niños, en especial los ajenos.

Obvio que sería lo ideal que cada persona tuviera tiempo para estar con sus hijos, pero en trabajos poco convencionales es difícil por la misma necesidad de dinero; en resumen, es lo peor estar metido en eso, y la única opción que tiene es mejorar todo por ambas partes, desde la oferta de empleo hasta el amor por la crianza... Evite personas poco entusiastas por trabajar y más por el dinero; acuerde bien con la elegida de todo lo referente al tema, pues al final es una ayuda y las normas las pone usted, pero su labor es importante, no todo lo hará ella tampoco; ajústese a la otra persona, tampoco tenga muchas esperanzas, es más probable que algo negativo ocurra que algo bueno y, siendo sinceros, poco a poco se reduce el número de personas que tienen como prioridad sacrificarse por los demás...Etc. No es una ayuda todo esto, pero no por nada se viven estas cosas; depende de usted, nada más; suerte.

Pipi dijo...

Lo más importante en la vida de un ser humano es diseñar la escala de valores por las que regirá el resto de su vida, y eso se hace en los primeros años. Pero los valores no se inculcan con palabras, sino con ejemplo.

El gran problema con las nanas es que los niños forman su escala de valores a partir de su relación con ellas. De modo que es un asunto muy delicado. No es solo un asunto de cambiar pañales o darles su comidita a tiempo. ¡Tiene que ver con los cimientos del resto de su vida!

De modo que la nana es simplemente un apoyo para ti, pero eres tú quien debe llevar la responsabilidad de educar y dirigir a tus hijitos. La personalidad de la nana es algo muy importante. Si ella y tú tienen códigos morales y valores diferentes, solo confundirán a tus hijos.

Tienes que educar a la nana para que eduque a tus hijos. Porque si ella no obra en armonía con tus criterios y tu estilo de vida, vas a tener muchos problemas... y tus hijos más.

Si quieres una buena nana, tiene que ser una persona que quiera dirigir a tus hijos siguiendo tu idiosincracia, no la de ella. Disculpa si dije algo que te ofendió.